Don Julián y la Isla de las Muñecas

En México la cultura aflora por donde se mire. Más de 60 lenguas indígenas. Casa oficial de las culturas mesoamericanas, aridoamericanas y oasisamericanas. País más visitado en América Latina. Décimo cuarto en los más extensos territorios del mundo con 2 millones de km². Sangre caliente, suspiros y revolución. El corazón guerrero del pueblo azteca sigue haciendo eco en la tierra del norte.

Entre las 16 delegaciones que componen el Distrito Federal mexicano, al sureste, se encuentra Xochimilco. Más de 180 kilómetros de canales navegables, rodeados de árboles, laberintos de la naturaleza, culebras y animales acuáticos. Dentro del profundo verde, podemos encontrar una zona, histórica, de chinampas. Son balsas, de armazón, hechas con troncos y varas, sobre las que se deposita tierra vegetal (pasto, cáscaras de frutas, hojarasca y vegetales). Son, en cuestión, pequeñas islas agrestes. Sirven para ampliar el territorio, y formar una especie de ciudad flotante (como el antiguo caso de MéxicoTenochtitlan). La zona de chinampas fue declarada Patrimonio Cultural por la UNESCO, en el año 1987.

Pero hay una chinampa que es distinta, hecha de carrizo, ramas de ahuejote, chinami y zacatónen. Y pertenece, también, a un hombre diferente. El difunto Don Julián Santana Barrera, leyenda entre sus más de 404 mil habitantes ¿ Por qué cumple el requisito innato para pertenecer al club del Pasmo Eléctrico?

La respuesta es muy clara: Don Julián llenó su chinampa de muñecas. Todo tipo de muñecas. Desnudas, vestidas, con ojos grandes, rotas, peladas, rubias, ciegas o con un miembro menos. Esas aterradoras piezas de plástico cumplían una sola función: Cuidar a Don Julián.

Pero… ¿De qué? Una tarde una chica nadaba por uno de los canales (transitables por entonces) y se enredó con la maleza, lo que la llevó a morir ahogada. Por elección del destino, el cadáver desembocó en las horillas de la chinampa del señor Barrera. Este hecho ultrajó su vida. Sobre el lugar de la muerte se colocó una cruz, sin duda, mucho más pequeña de la que tuvo que llevar Don Julián después de encontrar el cadáver.

Empezó a sentir que el espíritu de la chica estaba presente en el lugar. Escuchaba sus quejas y pasos, circunstancia que lo enfermaba. Desde entonces, empezó a buscar la solución para romper este maleficio. Cuando bajaba al pueblo con su caretilla, a vender las verduras que cultivaba en la islita, decidió recolectar muñecas, además de profesar la palabra de Jesús (era religioso al extremo). A medida que lo fue fomentando, mucha gente comenzó a llevarle estos juguetes. “Aparecen ahí”, decía Julián. Otra versión indica que aprovechó la depuración de uno de los canales, donde emergieron los restos de un hospital de muñecas (por esto, la gran cantidad de ellas).

A partir de esto, Don Julián cerró con alambres su chinampa y colgó sus ángeles de la guarda en el metal, los árboles o madera. De más está decir que, su vida social, escueta en el pueblo antes del hecho, se exacerbó hasta el punto de desaparecer de la vida pública. Los pueblerinos comenzaron a tener un poco de miedo e impresión de la vida ermitaña de Santana Barrera, sumado a la mirada permanente de esas muñecas protectoras.

“Don Julián, tenía una muñeca preferida que era ‘La Moneca’ y siempre trasladaba de una choza a otra. Una de estas casuchas estaba llena de mulitas que hacía con hojas de maíz y las tenía colgando, también tenía cruces que hacía con pedazos de madera de ahuejote, recortes y fotografías de personajes de la política, delegados de Xochimilco, artistas y gente que lo iba a visitar. Su cocina estaba al aire libre y tenía un tlecuil hecho con lodo, un comal de fierro, tenía en su cocina alrededor, colgados carpas secas que pescaba frente a su isla, también tenía recortes de periódicos de los reportajes que le realizaban”, informó Sebastián Flores Farfán, cronista de la delegación Xochimilco.

El destino le dio una pincelada todavía más curiosa a la historia de Santana Barrera. Anastasio, su sobrino, quien le ayudaba con la venta de hortalizas en el pueblo, recordó aquel abril del 2001. Su tío, se había acercado a la orilla del canal para pescar y, le comentó que había una sirena que se lo quería llevar, pero que no se preocupara, él le iba a cantar para ahuyentarla.

Anastasio se fue a ocupar de las vacas. Cuando volví de la visita, se encontró el terrible panorama: Don Julián había sufrido un infarto y calló al agua muerto, justo, en el mismo lugar que la chica. Como si los astros se hubieran aliadado para darle a este historia, un final de fantasía, pero real.

Su sobrino, Anastasio Santana Velasco.

El lugar se convirtió en la atracción turística principal de Xochimilco. Está intacto. Son tantas las muñecas que las autoridades fomentaron un proyecto para crear un museo y guardarlas. Los proyectos eco-turísticos del lugar giran, sin duda, entorno a la chinampa encantada.

Quizás desde algún punto o rincón de la isla, Don Julián sea ahora quien proteja a las muñecas. Esas que nunca se moverán del corazón de su humilde chinampa, mientras él  sigue cantándole al pez blanco o nadando con la sirena, haciéndose inmortal en el canal de Apatlaco . Lo que sí es seguro, Barrera Santana, el encantador de muñecas, firme y ejemplar representante de Pasmo Eléctrico.

Video de Indaga Arte Producciones: http://blogindagaarte.blogspot.com, poco después de la muerte de Don Julián.

– Gracias a Valentina Barrio, fiel colaboradora de Pasmo Eléctrico.

Patricio Barrio.

Twitter: @paatobarrio

Anuncios

Acerca de Patricio Barrio

IPeriodistaI Conductor y productor de El Origen de los Tiempos, lunes a viernes de 16 a 18 por La Tecno FM 88.3: http://fmlatecno.com.ar/ IBuenos Aires, ArgentinaI Twitter - @paatobarrio - Instagram - @paatobarrio -
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Don Julián y la Isla de las Muñecas

  1. rduque87 dijo:

    Espectacular, pato, una cosa de locos. que lugarcito para ir a visitar.

  2. Fernando dijo:

    Excelente trabajo Patricio, increíbles crónicas, no las dejes de subir. Abrazo desde Uruguay.

  3. Nicolas Calderon dijo:

    Buenas tardes / noches, me presento : Nicolas Calderon soy un joven pasando por los documentales y actualmente estoy trabajando en un pequeño documente de 45 minutos aprox sobre la importancia de las leyendas urbanas y mitos urbanos en latino-america.
    Y me gustaría a un momento la historia de Don Julian Santana ( y en este caso por su muerte encontrarme con su sobrino Anastasio Santana… La única duda que me quedaría seria el contacto, lo e buscado en todas partes me han ayudado contactos pero nada que hacer no sabría como contactarlo y me gustaría saber si usted podría ayudarme para eso

    Se que podria ir fácilmente hasta xochimilco pero me encuentro con poco tiempo.

    Gracias por todo y todavía tratare de contactarlo por mail por si ya no lee los comentarios de este post

    Agradecidamente le saludo , Nicolas Calderon Merat

    • ¡Nicolás! Buenas tarde, perdón la demora. Es un contacto difícil de ubicar por su zona, pero voy a tratar de ayudarte. Te aviso ante novedades. Gracias por la cordialidad. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s